Blogia
OTRA MIRADA

CONDENAR TODAS LAS VIOLENCIAS

El Parlamento Europeo hizo ayer una condena del golpe militar del general Franco y de su dictadura, con el fin de reconocer a sus víctimas, en el 70 aniversario de la sublevación que dio inicio a la guerra civil española. Todos los grupos parlamentarios participaron favorablemente en el acto, excepto el Partido Popular español y algunos representantes de la extrema derecha.
 
El portavoz del PP en la eurocámara, Mayor Oreja, no fue capaz en su intervención de nombrar a Franco, ni a la dictadura franquista, y en cambio habló de la autodeterminación, de las naciones que no lo son y de otras cuestiones que nada tenían que ver con el motivo de la moción. 
 
La dictadura franquista fusiló a más de 55.000 republicanos y republicanas, en “tiempos de paz”; encarceló a cientos de miles de personas por sus ideas, obligó a exiliarse a más de 400.000 ciudadanos, secuestró la democracia durante cuarenta años, en los que nuestro país no pudo elegir democráticamente a sus representantes políticos ni manifestar públicamente sus ideas y educó a dos generaciones de ciudadanos en los principios de un régimen inspirado en el nazismo.
 
Durante muchos años hemos visto al Partido Popular hablando de su defensa de las víctimas de la violencia y haciendo de ello una de sus principales causas políticas. Pero lo que queda en evidencia con casos como el del Parlamento Europeo es que hay unas víctimas que le interesan y otras que no.
 
El mismo partido que se declara heredero del espíritu de reconciliación de la transición y de la UCD, se niega a condenar una dictadura. El mismo partido que embarcó a nuestro país en una guerra para liberar al pueblo iraquí de un dictador, se niega a condenar a otro. El mismo partido que ha perseguido sin descanso al brazo político de la banda terrorista ETA, hasta ilegalizarlo, entre otras cosas, por no condenar la violencia, se niega a condenar la violencia franquista y a reconocer el daño que la dictadura hizo a nuestra sociedad. ¿Qué ocurriría si el PP condenara la dictadura? ¿Por qué no son capaces de deslegitimar el franquismo?
 
Debe ser que las cosas no ocurren casualmente. El PP es un partido fundado por Manuel Fraga, político que hizo una gran carrera al abrigo del general Franco. El actual senador gallego, declaró tras ganar las últimas elecciones a la Xunta de Galicia, en el año 2001, que el siglo XX había comenzado en España en 1936. O sea, que para el “padre fundador” lo que modernizó este país fue el asesinato de miles de personas, el exilio de mucha de la gente mejor formada y el ejercicio del fascismo que llevó a Europa a vivir los momentos más terribles de su historia.
 
Hace unas semanas, Mariano Rajoy habló de las conmemoraciones de la II República y de la guerra civil, con una contundente frase: “Me importa un bledo lo que ocurrió hace setenta años”. Lo hizo, y lo hace a menudo su partido, como si negarse a condenar el franquismo fuera una forma apolítica de mirar hacia el pasado. Y lo que se ve claramente, en este tipo de actitudes, es que no condenar aquellos años oscuros, sin derechos humanos, sin libertad y sin democracia, es una forma de permanecer en ellos.
Publicado el 5 de julio de 2006
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres